Recetas tradicionales

20 razones sorprendentes por las que siempre estás cansado

20 razones sorprendentes por las que siempre estás cansado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cuando no duermes lo suficiente, saber por qué estás cansado. Los médicos te han recomendado ocho horas antes de que nacieras.

Pero no estamos aquí para asesorarlo sobre esa solución obvia. De vez en cuando, hay momentos en los que lo intentaste asi que duro y lo lograste: dormiste toda la noche. Y sin embargo, cuando te despertaste y hizo que funcionara, estabas exhausto de inmediato.

Hay razones perfectamente lógicas por las que te sientes así, incluso después de haber descansado tanto.

Haga clic aquí para conocer las 20 razones sorprendentes por las que siempre está cansado.

La fatiga realmente puede estropear tu día. Hace que las tareas pequeñas se conviertan en pruebas tediosas y montañosas y puede convertir una simple conversación en una laboriosa tarea. Vive una vida plena y ocupada, necesita toda la energía que pueda obtener. Entendemos que no puede permitirse el lujo de estar arrastrando todo el día y que sentirse bien descansado es crucial para superar su apretada agenda.

Relacionada

Es probable que tu estilo de vida te esté robando secretamente tu energía sin siquiera saberlo. ¿Está cometiendo alguno de estos errores que lo exponen a horas de agotamiento?


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas que suceden adentro mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos acumulan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. Las investigaciones muestran que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dices a tu cuerpo que estás viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas que suceden adentro mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos recolectan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. Las investigaciones muestran que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dices a tu cuerpo que estás viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito grave? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas que suceden adentro mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos acumulan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. La investigación muestra que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dices a tu cuerpo que estás viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito grave? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas que suceden adentro mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos recolectan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. Las investigaciones muestran que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dices a tu cuerpo que estás viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito grave? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas en el interior mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos recolectan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. Las investigaciones muestran que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dice a su cuerpo que está viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito grave? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas que suceden adentro mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos acumulan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. No lo suficiente conduce a fatiga, disminución de la fuerza y ​​la resistencia y síntomas de depresión. Dado que la hormona del crecimiento se secreta principalmente cuando dormimos, siete horas y media u ocho horas de sueño de alta calidad cada noche ayudarán a controlar el peso y el dolor y aumentarán su energía.

2. Estás comiendo demasiada basura.
Pensamos en el azúcar como una forma rápida de aumentar la energía, pero a la larga hace todo lo contrario. Todos los que terminan en -osa, como la glucosa, la dextrosa, la maltosa y la sacarosa, te dejarán lento. La investigación muestra que la comida rápida también te pone en cámara lenta biológica. En su lugar, pruebe este plan de alimentación energética para todo el día.

3. No bebe suficiente agua.
Muchas personas no pueden identificar cuándo su fatiga se debe a la deshidratación. Un vaso de agua puede ser la sacudida que necesita, en lugar de azúcar (ver arriba). Beba tanto HO como sea necesario para mantener la boca húmeda durante todo el día. Y recuerde esta regla general: su orina debe ser de color amarillo claro a transparente. Si es de color amarillo más brillante y más oscuro, debe beber más agua.

4. Tiene poca vitamina B.
Necesita vitaminas B para que sus mitocondrias conviertan la glucosa en energía. Podemos absorber bien las vitaminas B en forma líquida o en pastillas, pero el 99 por ciento de nosotros no obtenemos lo suficiente de nuestras dietas. Intente tomar una vitamina por la mañana y por la noche. Esto mantendrá los niveles estables y lo energizará, y no hay ningún daño ya que excretará cualquier exceso de vitaminas solubles en agua.

Si tiene síntomas de baja energía, controle sus niveles de vitamina B12 y D y, en cualquier caso, hágalos controlar anualmente. Si descubre que tiene el raro caso de que no los absorba bien en el intestino y el estómago, puede recibir una inyección de B12 anualmente.

5. Tiene una infección.
La infección y la inflamación pueden ser dos fichas de dominó en la cascada de síntomas de baja energía. Uno de sus objetivos podría ser controlar su cuerpo para que las infecciones no persistan. ¿Entonces que puedes hacer? Use hilo dental con regularidad para reducir el riesgo de inflamación de las encías. Reduce la sinusitis con una olla neti. Use probióticos para tratar la prostatitis, la vaginitis y las infecciones intestinales. Con infecciones virales, puede ayudar lavarse las manos con frecuencia, dormir y evitar las grasas saturadas y los azúcares simples.

6. Necesita moverse más.
Puede reactivar su energía con una actividad tan simple como caminar. Cuando se pone en movimiento, el óxido nítrico se libera de los revestimientos de las arterias para permitir que la sangre se mueva libremente a través de los vasos. Esto ayuda a llevar más nutrientes a sus células. Tu cuerpo responde a tus acciones. Si le dice a su cuerpo que está viendo repeticiones toda la noche, reducirá la producción de energía. Si le dice a su cuerpo que necesita dar un paseo matutino enérgico, este responderá brindándole la energía que necesita para hacer precisamente eso.

7. Tus hormonas están fuera de control.
Existen numerosas hormonas que influyen en el nivel de energía o de qué tan tonto te sientes. Las hormonas son como atenuadores en los faros. Cuando necesita luces brillantes, enciende ciertas hormonas para aumentar la energía en esa área y disminuir el uso en otros lugares. El ajuste fino comienza en el hipotálamo y la pituitaria. Las dos fuentes principales de problemas son la tiroides y las glándulas suprarrenales de funcionamiento lento. En cuanto a las hormonas suprarrenales, haz esta pequeña prueba: cuando tienes hambre, ¿pasas rápidamente a sentirte tan irritable y hambriento que si no comes cometerás un delito? Esta es una señal de que es posible que sus glándulas suprarrenales no estén funcionando correctamente.

8. Eres resistente a la insulina.
La resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, dificulta que el azúcar (el combustible de nuestro cuerpo) llegue a nuestras plantas de producción de energía. Luego distribuimos el azúcar en el almacenamiento de grasa en lugar de almacenarlo en las células, que lo necesitan para producir energía.


8 razones sorprendentes por las que no tienes energía

Estamos en medio de una crisis energética. No, ese no. Éste: estamos cansados. Entonces. Completamente. Cansado.

Parafraseando a Aerosmith, a menudo puede parecer que te levantas y te vas, tienes que levantarte y marcharte. No se trata solo de trabajar demasiado y dormir muy poco, aunque, por supuesto, ambos son aspectos importantes. A veces es fácil identificar por qué estás marcando por la tarde, ese fin de semana de fiesta, por ejemplo, pero a veces las causas son más complicadas.

Aquí hay algunos contribuyentes comunes a esa sensación de las dos en punto:

1. No duermes lo suficiente.
está bien. Así que este es un regalo, pero no por la razón que crees. Dormir no se trata solo de descansar, hay muchas cosas en el interior mientras estás dormido por la noche. Caso en cuestión: hormona del crecimiento humano. La hormona del crecimiento, una proteína producida por la glándula pituitaria, desempeña un papel en la salud de los músculos y la fortaleza de los huesos. Afecta la forma en que nuestros cuerpos acumulan grasa (especialmente alrededor del área del estómago) y ayuda a equilibrar la proporción entre el colesterol bueno y el malo. También es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. Not enough it of leads to fatigue, decreased strength and stamina, and depression symptoms. Since growth hormone is secreted primarily when we sleep, seven and a half or eight hours of high-quality shut-eye each night will help keep weight and pain down and boost up your energy.

2. You're eating too much junk.
We think of sugar as a quick way to boost energy, but in the long run it does just the opposite. All those that end in -ose, like glucose, dextrose, maltose and sucrose, are just going to leave you sluggish. Research shows that fast food also puts you in biological slo-mo. Try this all-day energy meal plan, instead.

3. You're not drinking enough water.
Many people can't identify when their fatigue is due to dehydration. A glass of water may be the jolt you need, rather than sugar (see above). Drink as much HO as it takes to keep your mouth moist throughout the day. And remember this rule of thumb: Your pee should be light yellow to clear. If it's brighter and darker yellow, you need to drink more water.

4. You're low in vitamin B.
You need B vitamins for your mitochondria to turn glucose into energy. We can absorb B vitamins well in liquid or pill form, but 99 percent of us don't get enough from our diets. Try taking a vitamin in the morning and evening. This will keep levels stable and get you energized, and there's no harm in it since you'll excrete any excess water-soluble vitamins.

If you're having symptoms of low energy, check your vitamin B12 and D levels, and, in any case, have them checked annually. If you find you have the rare case of not absorbing them well into your intestine and stomach, you can get a B12 injection yearly.

5. You've got an infection.
Infection and inflammation can be two dominos in the low-energy cascade of symptoms. One of your goals could be to monitor your body so infections don't linger. So what can you do? Floss regularly to lower your gum inflammation risk. Reduce sinusitis with a neti pot. Use probiotics to treat prostatitis, vaginitis and bowel infections. With viral infections, frequent hand washing, sleeping and avoiding saturated fats and simple sugars can help.

6. You need to move more.
You can jump-start your energy with an activity as simple as walking. When you get moving, nitric oxide is released from the artery linings to allow blood to move freely through your vessels. This helps get more nutrients to your cells. Your body responds to your actions. If you tell your body you're watching re-runs all night, it will downshift energy production. If you tell your body that you need to have a brisk morning walk, it responds by giving you the energy you need to do just that.

7. Your hormones are out of whack.
There are numerous hormones that factor in to how energized or blah you're feeling. Hormones are like dimmers on headlights. When you need bright lights, you turn on certain hormones to increase the energy to that area, and decrease usage elsewhere. The fine-tuning starts in your hypothalamus and pituitary. The two primary sources of trouble are slow-functioning thyroid and adrenal glands. As for adrenal hormones, take this little test: When you're hungry, do you quickly switch to feeling so irritable and ravenous that if you don't eat, you'll commit a felony? This is a sign that your adrenal glands may not be working properly.

8. You're insulin resistant.
Insulin resistance -- a precursor to diabetes -- makes it hard to get sugar (our body's fuel) to our energy production plants. We then distribute the sugar into fat storage rather than storing it in cells, which need it to produce energy.


8 Surprising Reasons You Have No Energy

We're in the midst of an energy crisis. No, not that one. This one: We're tired. So. Completamente. Tired.

To paraphrase Aerosmith, it can often feel like your get up and go musta got up and went. It's not just a matter of working too much and sleeping too little, though of course those are both big parts of it. It's sometimes easy to pinpoint why you're flagging by the afternoon -- that weekend of partying, for instance -- but sometimes the causes are more complicated.

Here are some common contributors to that two o'clock feeling:

1. You're not sleeping enough.
está bien. So this one is kind of a gimme, but not for the reason you think. Sleep isn't just about resting there's a lot going on inside while you're conked out for the night. Case in point: human growth hormone. Growth hormone, a protein made by the pituitary gland, plays a role in making muscles healthy and bones strong. It affects how our bodies collect fat (especially around the stomach area) and it helps balance the ratio of good to bad cholesterol. It's also essential for normal brain function. Not enough it of leads to fatigue, decreased strength and stamina, and depression symptoms. Since growth hormone is secreted primarily when we sleep, seven and a half or eight hours of high-quality shut-eye each night will help keep weight and pain down and boost up your energy.

2. You're eating too much junk.
We think of sugar as a quick way to boost energy, but in the long run it does just the opposite. All those that end in -ose, like glucose, dextrose, maltose and sucrose, are just going to leave you sluggish. Research shows that fast food also puts you in biological slo-mo. Try this all-day energy meal plan, instead.

3. You're not drinking enough water.
Many people can't identify when their fatigue is due to dehydration. A glass of water may be the jolt you need, rather than sugar (see above). Drink as much HO as it takes to keep your mouth moist throughout the day. And remember this rule of thumb: Your pee should be light yellow to clear. If it's brighter and darker yellow, you need to drink more water.

4. You're low in vitamin B.
You need B vitamins for your mitochondria to turn glucose into energy. We can absorb B vitamins well in liquid or pill form, but 99 percent of us don't get enough from our diets. Try taking a vitamin in the morning and evening. This will keep levels stable and get you energized, and there's no harm in it since you'll excrete any excess water-soluble vitamins.

If you're having symptoms of low energy, check your vitamin B12 and D levels, and, in any case, have them checked annually. If you find you have the rare case of not absorbing them well into your intestine and stomach, you can get a B12 injection yearly.

5. You've got an infection.
Infection and inflammation can be two dominos in the low-energy cascade of symptoms. One of your goals could be to monitor your body so infections don't linger. So what can you do? Floss regularly to lower your gum inflammation risk. Reduce sinusitis with a neti pot. Use probiotics to treat prostatitis, vaginitis and bowel infections. With viral infections, frequent hand washing, sleeping and avoiding saturated fats and simple sugars can help.

6. You need to move more.
You can jump-start your energy with an activity as simple as walking. When you get moving, nitric oxide is released from the artery linings to allow blood to move freely through your vessels. This helps get more nutrients to your cells. Your body responds to your actions. If you tell your body you're watching re-runs all night, it will downshift energy production. If you tell your body that you need to have a brisk morning walk, it responds by giving you the energy you need to do just that.

7. Your hormones are out of whack.
There are numerous hormones that factor in to how energized or blah you're feeling. Hormones are like dimmers on headlights. When you need bright lights, you turn on certain hormones to increase the energy to that area, and decrease usage elsewhere. The fine-tuning starts in your hypothalamus and pituitary. The two primary sources of trouble are slow-functioning thyroid and adrenal glands. As for adrenal hormones, take this little test: When you're hungry, do you quickly switch to feeling so irritable and ravenous that if you don't eat, you'll commit a felony? This is a sign that your adrenal glands may not be working properly.

8. You're insulin resistant.
Insulin resistance -- a precursor to diabetes -- makes it hard to get sugar (our body's fuel) to our energy production plants. We then distribute the sugar into fat storage rather than storing it in cells, which need it to produce energy.


8 Surprising Reasons You Have No Energy

We're in the midst of an energy crisis. No, not that one. This one: We're tired. So. Completamente. Tired.

To paraphrase Aerosmith, it can often feel like your get up and go musta got up and went. It's not just a matter of working too much and sleeping too little, though of course those are both big parts of it. It's sometimes easy to pinpoint why you're flagging by the afternoon -- that weekend of partying, for instance -- but sometimes the causes are more complicated.

Here are some common contributors to that two o'clock feeling:

1. You're not sleeping enough.
está bien. So this one is kind of a gimme, but not for the reason you think. Sleep isn't just about resting there's a lot going on inside while you're conked out for the night. Case in point: human growth hormone. Growth hormone, a protein made by the pituitary gland, plays a role in making muscles healthy and bones strong. It affects how our bodies collect fat (especially around the stomach area) and it helps balance the ratio of good to bad cholesterol. It's also essential for normal brain function. Not enough it of leads to fatigue, decreased strength and stamina, and depression symptoms. Since growth hormone is secreted primarily when we sleep, seven and a half or eight hours of high-quality shut-eye each night will help keep weight and pain down and boost up your energy.

2. You're eating too much junk.
We think of sugar as a quick way to boost energy, but in the long run it does just the opposite. All those that end in -ose, like glucose, dextrose, maltose and sucrose, are just going to leave you sluggish. Research shows that fast food also puts you in biological slo-mo. Try this all-day energy meal plan, instead.

3. You're not drinking enough water.
Many people can't identify when their fatigue is due to dehydration. A glass of water may be the jolt you need, rather than sugar (see above). Drink as much HO as it takes to keep your mouth moist throughout the day. And remember this rule of thumb: Your pee should be light yellow to clear. If it's brighter and darker yellow, you need to drink more water.

4. You're low in vitamin B.
You need B vitamins for your mitochondria to turn glucose into energy. We can absorb B vitamins well in liquid or pill form, but 99 percent of us don't get enough from our diets. Try taking a vitamin in the morning and evening. This will keep levels stable and get you energized, and there's no harm in it since you'll excrete any excess water-soluble vitamins.

If you're having symptoms of low energy, check your vitamin B12 and D levels, and, in any case, have them checked annually. If you find you have the rare case of not absorbing them well into your intestine and stomach, you can get a B12 injection yearly.

5. You've got an infection.
Infection and inflammation can be two dominos in the low-energy cascade of symptoms. One of your goals could be to monitor your body so infections don't linger. So what can you do? Floss regularly to lower your gum inflammation risk. Reduce sinusitis with a neti pot. Use probiotics to treat prostatitis, vaginitis and bowel infections. With viral infections, frequent hand washing, sleeping and avoiding saturated fats and simple sugars can help.

6. You need to move more.
You can jump-start your energy with an activity as simple as walking. When you get moving, nitric oxide is released from the artery linings to allow blood to move freely through your vessels. This helps get more nutrients to your cells. Your body responds to your actions. If you tell your body you're watching re-runs all night, it will downshift energy production. If you tell your body that you need to have a brisk morning walk, it responds by giving you the energy you need to do just that.

7. Your hormones are out of whack.
There are numerous hormones that factor in to how energized or blah you're feeling. Hormones are like dimmers on headlights. When you need bright lights, you turn on certain hormones to increase the energy to that area, and decrease usage elsewhere. The fine-tuning starts in your hypothalamus and pituitary. The two primary sources of trouble are slow-functioning thyroid and adrenal glands. As for adrenal hormones, take this little test: When you're hungry, do you quickly switch to feeling so irritable and ravenous that if you don't eat, you'll commit a felony? This is a sign that your adrenal glands may not be working properly.

8. You're insulin resistant.
Insulin resistance -- a precursor to diabetes -- makes it hard to get sugar (our body's fuel) to our energy production plants. We then distribute the sugar into fat storage rather than storing it in cells, which need it to produce energy.


8 Surprising Reasons You Have No Energy

We're in the midst of an energy crisis. No, not that one. This one: We're tired. So. Completamente. Tired.

To paraphrase Aerosmith, it can often feel like your get up and go musta got up and went. It's not just a matter of working too much and sleeping too little, though of course those are both big parts of it. It's sometimes easy to pinpoint why you're flagging by the afternoon -- that weekend of partying, for instance -- but sometimes the causes are more complicated.

Here are some common contributors to that two o'clock feeling:

1. You're not sleeping enough.
está bien. So this one is kind of a gimme, but not for the reason you think. Sleep isn't just about resting there's a lot going on inside while you're conked out for the night. Case in point: human growth hormone. Growth hormone, a protein made by the pituitary gland, plays a role in making muscles healthy and bones strong. It affects how our bodies collect fat (especially around the stomach area) and it helps balance the ratio of good to bad cholesterol. It's also essential for normal brain function. Not enough it of leads to fatigue, decreased strength and stamina, and depression symptoms. Since growth hormone is secreted primarily when we sleep, seven and a half or eight hours of high-quality shut-eye each night will help keep weight and pain down and boost up your energy.

2. You're eating too much junk.
We think of sugar as a quick way to boost energy, but in the long run it does just the opposite. All those that end in -ose, like glucose, dextrose, maltose and sucrose, are just going to leave you sluggish. Research shows that fast food also puts you in biological slo-mo. Try this all-day energy meal plan, instead.

3. You're not drinking enough water.
Many people can't identify when their fatigue is due to dehydration. A glass of water may be the jolt you need, rather than sugar (see above). Drink as much HO as it takes to keep your mouth moist throughout the day. And remember this rule of thumb: Your pee should be light yellow to clear. If it's brighter and darker yellow, you need to drink more water.

4. You're low in vitamin B.
You need B vitamins for your mitochondria to turn glucose into energy. We can absorb B vitamins well in liquid or pill form, but 99 percent of us don't get enough from our diets. Try taking a vitamin in the morning and evening. This will keep levels stable and get you energized, and there's no harm in it since you'll excrete any excess water-soluble vitamins.

If you're having symptoms of low energy, check your vitamin B12 and D levels, and, in any case, have them checked annually. If you find you have the rare case of not absorbing them well into your intestine and stomach, you can get a B12 injection yearly.

5. You've got an infection.
Infection and inflammation can be two dominos in the low-energy cascade of symptoms. One of your goals could be to monitor your body so infections don't linger. So what can you do? Floss regularly to lower your gum inflammation risk. Reduce sinusitis with a neti pot. Use probiotics to treat prostatitis, vaginitis and bowel infections. With viral infections, frequent hand washing, sleeping and avoiding saturated fats and simple sugars can help.

6. You need to move more.
You can jump-start your energy with an activity as simple as walking. When you get moving, nitric oxide is released from the artery linings to allow blood to move freely through your vessels. This helps get more nutrients to your cells. Your body responds to your actions. If you tell your body you're watching re-runs all night, it will downshift energy production. If you tell your body that you need to have a brisk morning walk, it responds by giving you the energy you need to do just that.

7. Your hormones are out of whack.
There are numerous hormones that factor in to how energized or blah you're feeling. Hormones are like dimmers on headlights. When you need bright lights, you turn on certain hormones to increase the energy to that area, and decrease usage elsewhere. The fine-tuning starts in your hypothalamus and pituitary. The two primary sources of trouble are slow-functioning thyroid and adrenal glands. As for adrenal hormones, take this little test: When you're hungry, do you quickly switch to feeling so irritable and ravenous that if you don't eat, you'll commit a felony? This is a sign that your adrenal glands may not be working properly.

8. You're insulin resistant.
Insulin resistance -- a precursor to diabetes -- makes it hard to get sugar (our body's fuel) to our energy production plants. We then distribute the sugar into fat storage rather than storing it in cells, which need it to produce energy.



Comentarios:

  1. Eugene

    En ella algo es. Agradezco la ayuda en esta pregunta, ahora no cometeré tal error.

  2. Gallehant

    Disculpe por eso que interfiero... aquí recientemente. Pero este tema es muy cercano a mi. Puedo ayudar con la respuesta. Escribe en PM.

  3. Donnie

    Estoy seguro de que no tienes razón.

  4. Laurence

    Todo, me caso el 15 de noviembre. ¡Felicitadme! Ahora rara vez vendré a ti.



Escribe un mensaje