Recetas tradicionales

Cerveza gratis hasta que la promoción de Green Bay Packers Score continúa después del cierre

Cerveza gratis hasta que la promoción de Green Bay Packers Score continúa después del cierre

El Bavarian Bierhaus de Milwaukee se compromete a ayudar a los fanáticos a superar este momento difícil

La cervecería bávara Bierhaus

En un estado saturado de bares de buceo, bares deportivos y otros abrevaderos, un establecimiento necesita encontrar un anzuelo en particular para destacar en Wisconsin. Bavarian Bierhaus, en los suburbios de Milwaukee, pensó que tenía una promoción ganadora: cerveza gratis y una barra Bloody Mary desde el comienzo de cada partido de los Green Bay Packers hasta que los Packers anotan.

Con el mariscal de campo Aaron Rodgers a la cabeza del equipo, el bar rara vez repartía cerveza gratis durante más de una cuarta parte. Y luego, en la semana 6, sucedió lo impensable: Rodgers se rompió la clavícula y el mariscal de campo de reserva Brett Hundley fue llamado para liderar el equipo.

La barra mantuvo su promoción durante algunas semanas agitadas, donde el equipo se mantuvo firme pero finalmente perdió cada juego. Y luego, el fin de semana pasado, los Baltimore Ravens llegaron al Lambeau Field y sofocaron por completo la ofensiva de los Packers, dándoles a los Packers su primera blanqueada en más de una década, lo que significó que los grifos siguieron fluyendo en el Bierhaus.

Al final, el restaurante sirvió entre 275 y 300 cervezas a 200 invitados, dijo el gerente general Scott Bell a la radio WTMJ. (Este ciudadano de Wisconsin solo puede asumir que los fanáticos optaron por irse en lugar de ahogar sus penas en cerveza gratis mientras veían cómo pateaban a su equipo favorito).

El restaurante planea revivir la promoción este fin de semana cuando los Packers se enfrenten a los Pittsburgh Steelers. Con el equipo enfrentándose a la mejor defensa de la liga, es de esperar que el bar esté completamente equipado y preparado para otra larga temporada. No se sabe qué cerveza ofrece la barra de forma gratuita (lo llamaron una "decisión de tiempo de juego" en una publicación de Facebook), pero espero una vaca manchada de New Glarus Brewing Co., que produce la selección de The Daily Meal para el mejor cerveza en Wisconsin. Encuentra el resto de las mejores, en nuestra lista de las mejores cervezas en cada estado.


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén de pie durante varias horas repartiendo cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del Conductor Designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros la abrazan. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda los juegos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo tantas nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me corto el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Todo el mundo me pregunta cuándo voy a tener mi propio bobblehead o cuándo voy a lanzar el primer lanzamiento", dijo Purdoff.

ACERCA DE ESTA FUNCIÓN

This Is Us es una característica recurrente en la hoja verde de Journal Sentinel, con historias sobre personas, lugares y cosas que reflejan el espíritu y el corazón de nuestra comunidad.

Sobre Meg Jones

Meg Jones es una reportera de asignación general que se especializa en asuntos militares y de veteranos. Meg formó parte de un equipo que fue finalista del Premio Pulitzer en 2003 y es autora de & ldquo World War II Milwaukee. & Rdquo


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía el uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén de pie durante varias horas repartiendo cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del conductor designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros la abrazan. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda los juegos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo un número limitado de nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me cortan el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Todo el mundo me pregunta cuándo voy a tener mi propio bobblehead o cuándo voy a lanzar el primer lanzamiento", dijo Purdoff.

ACERCA DE ESTA FUNCIÓN

This Is Us es una característica recurrente en la hoja verde de Journal Sentinel, con historias sobre personas, lugares y cosas que reflejan el espíritu y el corazón de nuestra comunidad.

Sobre Meg Jones

Meg Jones es una reportera de asignación general que se especializa en asuntos militares y de veteranos. Meg formó parte de un equipo que fue finalista del Premio Pulitzer en 2003 y es autora de & ldquo World War II Milwaukee. & Rdquo


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén paradas durante varias horas repartiendo cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del Conductor Designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros la abrazan. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda partidos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo tantas nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me corto el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Todo el mundo me pregunta cuándo voy a tener mi propio bobblehead o cuándo voy a lanzar el primer lanzamiento", dijo Purdoff.

ACERCA DE ESTA FUNCIÓN

This Is Us es una característica recurrente en la hoja verde de Journal Sentinel, con historias sobre personas, lugares y cosas que reflejan el espíritu y el corazón de nuestra comunidad.

Sobre Meg Jones

Meg Jones es una reportera de asignación general que se especializa en asuntos militares y de veteranos. Meg formó parte de un equipo que fue finalista del Premio Pulitzer en 2003 y es autora de & ldquo World War II Milwaukee. & Rdquo


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén paradas durante varias horas para repartir cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del conductor designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros la abrazan. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda los juegos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo tantas nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me corto el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Todo el mundo me pregunta cuándo voy a tener mi propio bobblehead o cuándo voy a lanzar el primer lanzamiento", dijo Purdoff.

ACERCA DE ESTA FUNCIÓN

This Is Us es una característica recurrente en la hoja verde de Journal Sentinel, con historias sobre personas, lugares y cosas que reflejan el espíritu y el corazón de nuestra comunidad.

Sobre Meg Jones

Meg Jones es una reportera de asignación general que se especializa en asuntos militares y de veteranos. Meg formó parte de un equipo que fue finalista del Premio Pulitzer en 2003 y es autora de & ldquo World War II Milwaukee. & Rdquo


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén paradas durante varias horas para repartir cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del conductor designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros le dan un abrazo. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda los juegos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo un número limitado de nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me cortan el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Todo el mundo me pregunta cuándo voy a tener mi propio bobblehead o cuándo voy a lanzar el primer lanzamiento", dijo Purdoff.

ACERCA DE ESTA FUNCIÓN

This Is Us es una característica recurrente en la hoja verde de Journal Sentinel, con historias sobre personas, lugares y cosas que reflejan el espíritu y el corazón de nuestra comunidad.

Sobre Meg Jones

Meg Jones es una reportera de asignación general que se especializa en asuntos militares y de veteranos. Meg formó parte de un equipo que fue finalista del Premio Pulitzer en 2003 y es autora de & ldquo World War II Milwaukee. & Rdquo


El pilar de Miller Park y sus cupones de Designated Driver son un éxito entre los fanáticos

El día de la inauguración en Miller Park de este año, Jim Henderson y Phyllis Purdoff estaban en la lista de lesionados.

Henderson no vestía el uniforme debido a una inflamación en su hombro derecho, y los lanzadores de relevo necesitan que sus hombros estén en buena forma. Purdoff no vestía el uniforme debido a una lesión en la rodilla, y los trabajadores de la cabina del conductor designado necesitan que sus piernas estén paradas durante varias horas repartiendo cupones de refrescos gratis.

Tanta gente preguntó por Purdoff, quien ha trabajado en el stand durante décadas, que se colocó un letrero escrito a mano en el mostrador & mdash & quot; Phyllis está en la lista de distribución, pero volverá pronto & quot.

`` Me desgarré la rodilla. En cama. Solo '', dijo Purdoff, de 81 años, que todavía sonaba disgustada por perderse su primer día inaugural desde que comenzó a trabajar para los Cerveceros en 1989.

Quizás sea su longevidad. Tal vez sea porque ella siempre está al frente y al centro en el stand de Designated Driver en Miller Park. Quizás sea su cabello. Tal vez sea porque ella es un personaje, siempre lista con una sonrisa, un brillo en sus ojos, una respuesta ágil.

Cualquiera sea la razón, Purdoff es un jugador querido y conocido en los juegos de los Cerveceros.

Sus herramientas para el día del juego son paquetes de cupones rosas, una almohadilla de tinta y un sello que cambia a la fecha del día. Rápidamente sella cada cupón con la fecha antes de arrancarlos y entregárselos a cualquier persona mayor de 21 años que entregue un recibo de estacionamiento para usarlo como un refresco gratis. Ochenta y un juegos por temporada, aproximadamente 500 cupones por juego, 26 años.

Son muchos cupones de refrescos.

Buenas tardes. Gracias por venir. Cualquier puesto de concesión ", dice Purdoff tan pronto como se abren las puertas y los fanáticos comienzan a fluir hacia el stand del conductor designado para obtener su cupón.

Algunos le dan la mano, otros la abrazan. La mayoría conoce su nombre. Un hombre con una camiseta que lucía el antiguo logotipo del guante de los Cerveceros dijo: "Hola, señorita", mientras recogía su cupón.

Purdoff, nacido y criado en Milwaukee, es un fanático del béisbol de Milwaukee de toda la vida. Siguió con avidez a los Bravos y asistió a uno de los juegos de la Serie Mundial de 1957. Comenzó a trabajar para la compañía telefónica en octubre de 1951 cuando todavía estaba en la escuela secundaria y fue a la ahora desaparecida Escuela Secundaria Técnica y Comercial de Niñas, Clase del 52 y ganó 85 centavos la hora clasificando boletos y escribiendo.

Pasó casi 39 años en la compañía telefónica, a veces agachándose para ver los partidos de los Bravos por la tarde en el County Stadium, y les dijo a sus jefes que tenía que ir a un funeral.

"No sabes cuántas tías y abuelas fallecieron", dijo Purdoff, quien era supervisora ​​de procesamiento de datos cuando se jubiló.

Ella y su esposo, James, quien murió hace 11 años, tenían boletos para los Packers en el County Stadium y alguien sugirió que trabajaran como acomodadores. Comenzaron en 1988 para los juegos de los Packers y al año siguiente comenzaron a trabajar para los Cerveceros.

Ella está en la cabina del conductor designado hasta una hora después de que comience el juego, luego se traslada a una de las oficinas del estadio para realizar más tareas.

Cuando no está en Miller Park, Purdoff se mantiene ocupada y juega bolos, bingo cada pocos meses, póquer los viernes por la noche una vez al mes, un viaje de una semana a Arizona durante los entrenamientos de primavera. Mira los partidos fuera de casa en la televisión. Es raro que Purdoff se pierda juegos en Miller Park, pero se perdió algunos a principios de esta temporada para la boda de su nieta en Florida. Su nieta había elegido la fecha meses antes de que se publicara el calendario de los Cerveceros de 2015.

& quot; Ella dijo: 'Abuela, ¿qué vas a hacer?' Dije que solo tengo un número limitado de nietas y que quiero ir a sus bodas ", dijo Purdoff, quien logró realizar un seguimiento del puntaje de los Cerveceros a través de aplicaciones deportivas en los teléfonos celulares de los invitados en la recepción de la boda.

Llega a conocer a mucha gente, bastantes personas la conocen a ella. A menudo, la detendrán en la tienda de comestibles, el casino o el centro comercial y alguien dirá, ¿de dónde te conozco? A veces la gente espía el pelo & mdash una especie de copete caniche blanco & mdash y dice: "Oye, es la conductora designada".

--¿Es real? Por supuesto que es real '', dijo Purdoff, aunque admitió que su cabello no es naturalmente rizado. --Oh, no, me da un empujón. Me corto el pelo cada seis semanas, lo necesite o no ''.

Purdoff ama su trabajo, ama a la gente y ama a los Cerveceros y planea seguir repartiendo cupones de refrescos hasta que ya no pueda hacerlo.

"Everybody asks me when I'll get my own bobblehead or when I'm going to throw out the first pitch," said Purdoff.

ABOUT THIS FEATURE

This Is Us is a recurring feature in the Journal Sentinel Green Sheet, with stories on the people, places and things reflecting the spirit and heart of our community.

About Meg Jones

Meg Jones is a general assignment reporter who specializes in military and veterans issues. Meg was part of a team that was a Pulitzer Prize finalist in 2003, and is the author of &ldquo World War II Milwaukee .&rdquo


Miller Park mainstay and her Designated Driver coupons are a hit with fans

On opening day at Miller Park this year, Jim Henderson and Phyllis Purdoff were both on the disabled list.

Henderson was not in uniform because of inflammation in his right shoulder, and relief pitchers need their shoulders in good shape. Purdoff was not in uniform because of a knee injury, and Designated Driver booth workers need their legs to stand for several hours passing out free soda coupons.

So many people asked about Purdoff, who has worked at the booth for decades, that a handwritten sign was affixed to the counter &mdash "Phyllis is on the DL but will return soon."

"I wrenched my knee. In bed. Alone," said Purdoff, 81, still sounding bummed about missing her first opening day since she started working for the Brewers in 1989.

Maybe it's her longevity. Maybe it's because she's always front and center in the Designated Driver booth at Miller Park. Maybe it's her hair. Maybe it's because she's a character, always ready with a smile, a twinkle in her eye, a snappy retort.

Whatever the reason, Purdoff is a beloved and well-known fixture at Brewers games.

Her game-day tools are packs of pink coupons, an ink pad and a stamp she changes to the day's date. She rapidly stamps each voucher with the date before tearing them off and handing them to anyone 21 or older who turns in a parking receipt to use for a free soda. Eighty-one games a season, roughly 500 coupons per game, 26 years.

That's a lot of soda coupons.

"Good afternoon. Thanks for coming. Any concession stand," Purdoff says as soon as the gates open and fans begin streaming toward the Designated Driver booth to get their voucher.

Some shake her hand, others give her a hug. Most know her name. A man in a T-shirt sporting the old Brewers glove logo said, "Hi, young lady," as he picked up his coupon.

Born and raised in Milwaukee, Purdoff is a lifelong Milwaukee baseball fan. She avidly followed the Braves and attended one of the 1957 World Series games. She began working for the phone company in October 1951 while still in high school &mdash she went to the now defunct Girls' Trade and Technical High School, Class of '52 &mdash earning 85 cents an hour sorting tickets and typing.

She spent almost 39 years at the phone company, ducking out sometimes to catch afternoon Braves games at County Stadium, telling her bosses she had to go to a funeral.

"You don't know how many aunts and grandmas passed away," said Purdoff, who was supervisor of data processing when she retired.

She and her husband, James, who died 11 years ago, had Packers tickets at County Stadium and someone suggested they work as ushers. They started in 1988 for Packers games, and the next year they began working for the Brewers.

She's at the Designated Driver booth until one hour after the game starts, then moves to one of the stadium offices for more duties.

When she's not at Miller Park, Purdoff stays busy &mdash bowling, bingo every few months, Friday night poker once a month, a one-week trip to Arizona during spring training. She watches away games on TV. It's rare for Purdoff to miss games at Miller Park, but she did miss a few early this season for her granddaughter's wedding in Florida. Her granddaughter had picked the date months before the 2015 Brewers schedule was released.

"She said, 'Grandma, what are you going to do?' I said I've only got so many granddaughters and I want to go their weddings," said Purdoff, who managed to keep track of the Brewers score via sports apps on guests' cellphones at the wedding reception.

She gets to know a lot of people quite a few people know her. Often, she'll get stopped at the grocery store, casino or shopping mall and someone will say, where do I know you from? Sometimes people spy the hair &mdash sort of a white poodle pompadour &mdash and say "Hey, it's the Designated Driver lady."

"Is it real? Of course it's real," said Purdoff, while admitting that her hair is not naturally curly. "Oh no, I get a boost. I get a haircut every six weeks whether I need it or not."

Purdoff loves her job, loves people and loves the Brewers and plans to continue handing out soda coupons until she can't do it any longer.

"Everybody asks me when I'll get my own bobblehead or when I'm going to throw out the first pitch," said Purdoff.

ABOUT THIS FEATURE

This Is Us is a recurring feature in the Journal Sentinel Green Sheet, with stories on the people, places and things reflecting the spirit and heart of our community.

About Meg Jones

Meg Jones is a general assignment reporter who specializes in military and veterans issues. Meg was part of a team that was a Pulitzer Prize finalist in 2003, and is the author of &ldquo World War II Milwaukee .&rdquo


Miller Park mainstay and her Designated Driver coupons are a hit with fans

On opening day at Miller Park this year, Jim Henderson and Phyllis Purdoff were both on the disabled list.

Henderson was not in uniform because of inflammation in his right shoulder, and relief pitchers need their shoulders in good shape. Purdoff was not in uniform because of a knee injury, and Designated Driver booth workers need their legs to stand for several hours passing out free soda coupons.

So many people asked about Purdoff, who has worked at the booth for decades, that a handwritten sign was affixed to the counter &mdash "Phyllis is on the DL but will return soon."

"I wrenched my knee. In bed. Alone," said Purdoff, 81, still sounding bummed about missing her first opening day since she started working for the Brewers in 1989.

Maybe it's her longevity. Maybe it's because she's always front and center in the Designated Driver booth at Miller Park. Maybe it's her hair. Maybe it's because she's a character, always ready with a smile, a twinkle in her eye, a snappy retort.

Whatever the reason, Purdoff is a beloved and well-known fixture at Brewers games.

Her game-day tools are packs of pink coupons, an ink pad and a stamp she changes to the day's date. She rapidly stamps each voucher with the date before tearing them off and handing them to anyone 21 or older who turns in a parking receipt to use for a free soda. Eighty-one games a season, roughly 500 coupons per game, 26 years.

That's a lot of soda coupons.

"Good afternoon. Thanks for coming. Any concession stand," Purdoff says as soon as the gates open and fans begin streaming toward the Designated Driver booth to get their voucher.

Some shake her hand, others give her a hug. Most know her name. A man in a T-shirt sporting the old Brewers glove logo said, "Hi, young lady," as he picked up his coupon.

Born and raised in Milwaukee, Purdoff is a lifelong Milwaukee baseball fan. She avidly followed the Braves and attended one of the 1957 World Series games. She began working for the phone company in October 1951 while still in high school &mdash she went to the now defunct Girls' Trade and Technical High School, Class of '52 &mdash earning 85 cents an hour sorting tickets and typing.

She spent almost 39 years at the phone company, ducking out sometimes to catch afternoon Braves games at County Stadium, telling her bosses she had to go to a funeral.

"You don't know how many aunts and grandmas passed away," said Purdoff, who was supervisor of data processing when she retired.

She and her husband, James, who died 11 years ago, had Packers tickets at County Stadium and someone suggested they work as ushers. They started in 1988 for Packers games, and the next year they began working for the Brewers.

She's at the Designated Driver booth until one hour after the game starts, then moves to one of the stadium offices for more duties.

When she's not at Miller Park, Purdoff stays busy &mdash bowling, bingo every few months, Friday night poker once a month, a one-week trip to Arizona during spring training. She watches away games on TV. It's rare for Purdoff to miss games at Miller Park, but she did miss a few early this season for her granddaughter's wedding in Florida. Her granddaughter had picked the date months before the 2015 Brewers schedule was released.

"She said, 'Grandma, what are you going to do?' I said I've only got so many granddaughters and I want to go their weddings," said Purdoff, who managed to keep track of the Brewers score via sports apps on guests' cellphones at the wedding reception.

She gets to know a lot of people quite a few people know her. Often, she'll get stopped at the grocery store, casino or shopping mall and someone will say, where do I know you from? Sometimes people spy the hair &mdash sort of a white poodle pompadour &mdash and say "Hey, it's the Designated Driver lady."

"Is it real? Of course it's real," said Purdoff, while admitting that her hair is not naturally curly. "Oh no, I get a boost. I get a haircut every six weeks whether I need it or not."

Purdoff loves her job, loves people and loves the Brewers and plans to continue handing out soda coupons until she can't do it any longer.

"Everybody asks me when I'll get my own bobblehead or when I'm going to throw out the first pitch," said Purdoff.

ABOUT THIS FEATURE

This Is Us is a recurring feature in the Journal Sentinel Green Sheet, with stories on the people, places and things reflecting the spirit and heart of our community.

About Meg Jones

Meg Jones is a general assignment reporter who specializes in military and veterans issues. Meg was part of a team that was a Pulitzer Prize finalist in 2003, and is the author of &ldquo World War II Milwaukee .&rdquo


Miller Park mainstay and her Designated Driver coupons are a hit with fans

On opening day at Miller Park this year, Jim Henderson and Phyllis Purdoff were both on the disabled list.

Henderson was not in uniform because of inflammation in his right shoulder, and relief pitchers need their shoulders in good shape. Purdoff was not in uniform because of a knee injury, and Designated Driver booth workers need their legs to stand for several hours passing out free soda coupons.

So many people asked about Purdoff, who has worked at the booth for decades, that a handwritten sign was affixed to the counter &mdash "Phyllis is on the DL but will return soon."

"I wrenched my knee. In bed. Alone," said Purdoff, 81, still sounding bummed about missing her first opening day since she started working for the Brewers in 1989.

Maybe it's her longevity. Maybe it's because she's always front and center in the Designated Driver booth at Miller Park. Maybe it's her hair. Maybe it's because she's a character, always ready with a smile, a twinkle in her eye, a snappy retort.

Whatever the reason, Purdoff is a beloved and well-known fixture at Brewers games.

Her game-day tools are packs of pink coupons, an ink pad and a stamp she changes to the day's date. She rapidly stamps each voucher with the date before tearing them off and handing them to anyone 21 or older who turns in a parking receipt to use for a free soda. Eighty-one games a season, roughly 500 coupons per game, 26 years.

That's a lot of soda coupons.

"Good afternoon. Thanks for coming. Any concession stand," Purdoff says as soon as the gates open and fans begin streaming toward the Designated Driver booth to get their voucher.

Some shake her hand, others give her a hug. Most know her name. A man in a T-shirt sporting the old Brewers glove logo said, "Hi, young lady," as he picked up his coupon.

Born and raised in Milwaukee, Purdoff is a lifelong Milwaukee baseball fan. She avidly followed the Braves and attended one of the 1957 World Series games. She began working for the phone company in October 1951 while still in high school &mdash she went to the now defunct Girls' Trade and Technical High School, Class of '52 &mdash earning 85 cents an hour sorting tickets and typing.

She spent almost 39 years at the phone company, ducking out sometimes to catch afternoon Braves games at County Stadium, telling her bosses she had to go to a funeral.

"You don't know how many aunts and grandmas passed away," said Purdoff, who was supervisor of data processing when she retired.

She and her husband, James, who died 11 years ago, had Packers tickets at County Stadium and someone suggested they work as ushers. They started in 1988 for Packers games, and the next year they began working for the Brewers.

She's at the Designated Driver booth until one hour after the game starts, then moves to one of the stadium offices for more duties.

When she's not at Miller Park, Purdoff stays busy &mdash bowling, bingo every few months, Friday night poker once a month, a one-week trip to Arizona during spring training. She watches away games on TV. It's rare for Purdoff to miss games at Miller Park, but she did miss a few early this season for her granddaughter's wedding in Florida. Her granddaughter had picked the date months before the 2015 Brewers schedule was released.

"She said, 'Grandma, what are you going to do?' I said I've only got so many granddaughters and I want to go their weddings," said Purdoff, who managed to keep track of the Brewers score via sports apps on guests' cellphones at the wedding reception.

She gets to know a lot of people quite a few people know her. Often, she'll get stopped at the grocery store, casino or shopping mall and someone will say, where do I know you from? Sometimes people spy the hair &mdash sort of a white poodle pompadour &mdash and say "Hey, it's the Designated Driver lady."

"Is it real? Of course it's real," said Purdoff, while admitting that her hair is not naturally curly. "Oh no, I get a boost. I get a haircut every six weeks whether I need it or not."

Purdoff loves her job, loves people and loves the Brewers and plans to continue handing out soda coupons until she can't do it any longer.

"Everybody asks me when I'll get my own bobblehead or when I'm going to throw out the first pitch," said Purdoff.

ABOUT THIS FEATURE

This Is Us is a recurring feature in the Journal Sentinel Green Sheet, with stories on the people, places and things reflecting the spirit and heart of our community.

About Meg Jones

Meg Jones is a general assignment reporter who specializes in military and veterans issues. Meg was part of a team that was a Pulitzer Prize finalist in 2003, and is the author of &ldquo World War II Milwaukee .&rdquo


Miller Park mainstay and her Designated Driver coupons are a hit with fans

On opening day at Miller Park this year, Jim Henderson and Phyllis Purdoff were both on the disabled list.

Henderson was not in uniform because of inflammation in his right shoulder, and relief pitchers need their shoulders in good shape. Purdoff was not in uniform because of a knee injury, and Designated Driver booth workers need their legs to stand for several hours passing out free soda coupons.

So many people asked about Purdoff, who has worked at the booth for decades, that a handwritten sign was affixed to the counter &mdash "Phyllis is on the DL but will return soon."

"I wrenched my knee. In bed. Alone," said Purdoff, 81, still sounding bummed about missing her first opening day since she started working for the Brewers in 1989.

Maybe it's her longevity. Maybe it's because she's always front and center in the Designated Driver booth at Miller Park. Maybe it's her hair. Maybe it's because she's a character, always ready with a smile, a twinkle in her eye, a snappy retort.

Whatever the reason, Purdoff is a beloved and well-known fixture at Brewers games.

Her game-day tools are packs of pink coupons, an ink pad and a stamp she changes to the day's date. She rapidly stamps each voucher with the date before tearing them off and handing them to anyone 21 or older who turns in a parking receipt to use for a free soda. Eighty-one games a season, roughly 500 coupons per game, 26 years.

That's a lot of soda coupons.

"Good afternoon. Thanks for coming. Any concession stand," Purdoff says as soon as the gates open and fans begin streaming toward the Designated Driver booth to get their voucher.

Some shake her hand, others give her a hug. Most know her name. A man in a T-shirt sporting the old Brewers glove logo said, "Hi, young lady," as he picked up his coupon.

Born and raised in Milwaukee, Purdoff is a lifelong Milwaukee baseball fan. She avidly followed the Braves and attended one of the 1957 World Series games. She began working for the phone company in October 1951 while still in high school &mdash she went to the now defunct Girls' Trade and Technical High School, Class of '52 &mdash earning 85 cents an hour sorting tickets and typing.

She spent almost 39 years at the phone company, ducking out sometimes to catch afternoon Braves games at County Stadium, telling her bosses she had to go to a funeral.

"You don't know how many aunts and grandmas passed away," said Purdoff, who was supervisor of data processing when she retired.

She and her husband, James, who died 11 years ago, had Packers tickets at County Stadium and someone suggested they work as ushers. They started in 1988 for Packers games, and the next year they began working for the Brewers.

She's at the Designated Driver booth until one hour after the game starts, then moves to one of the stadium offices for more duties.

When she's not at Miller Park, Purdoff stays busy &mdash bowling, bingo every few months, Friday night poker once a month, a one-week trip to Arizona during spring training. She watches away games on TV. It's rare for Purdoff to miss games at Miller Park, but she did miss a few early this season for her granddaughter's wedding in Florida. Her granddaughter had picked the date months before the 2015 Brewers schedule was released.

"She said, 'Grandma, what are you going to do?' I said I've only got so many granddaughters and I want to go their weddings," said Purdoff, who managed to keep track of the Brewers score via sports apps on guests' cellphones at the wedding reception.

She gets to know a lot of people quite a few people know her. Often, she'll get stopped at the grocery store, casino or shopping mall and someone will say, where do I know you from? Sometimes people spy the hair &mdash sort of a white poodle pompadour &mdash and say "Hey, it's the Designated Driver lady."

"Is it real? Of course it's real," said Purdoff, while admitting that her hair is not naturally curly. "Oh no, I get a boost. I get a haircut every six weeks whether I need it or not."

Purdoff loves her job, loves people and loves the Brewers and plans to continue handing out soda coupons until she can't do it any longer.

"Everybody asks me when I'll get my own bobblehead or when I'm going to throw out the first pitch," said Purdoff.

ABOUT THIS FEATURE

This Is Us is a recurring feature in the Journal Sentinel Green Sheet, with stories on the people, places and things reflecting the spirit and heart of our community.

About Meg Jones

Meg Jones is a general assignment reporter who specializes in military and veterans issues. Meg was part of a team that was a Pulitzer Prize finalist in 2003, and is the author of &ldquo World War II Milwaukee .&rdquo


Ver el vídeo: La Banda De Lechuga - Traigan Cerveza - Vídeo Oficial -Lanzamiento 2016 (Diciembre 2021).