Recetas tradicionales

Chef Amanda Cohen: Me encantan las verduras enteras

Chef Amanda Cohen: Me encantan las verduras enteras


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un chef de Manhattan revela trucos para dar a las verduras familiares nuevos sabores y texturas emocionantes. ¡Es fácil y ecológico!

La chef Amanda Cohen se acerca a las verduras de la misma manera que algunos de los mejores chefs del país han llegado a abrazar la cocina animal de la nariz a la cola. Ella busca usar todas las partes comestibles de la planta. Es un estilo que reduce el desperdicio y al mismo tiempo es respetuoso con los productos, y puede ser una revelación para alguien que prueba un plato de zanahorias que también contiene tapas de zanahoria: de repente, hay nuevas dimensiones de sabor en los ingredientes tradicionales.

Ella ofrece la remolacha como ejemplo. "Pensar que tienes esta verdura de raíz dura con la que puedes hacer tanto, ¡pero también hay un regalo adicional encima! Las verduras son tan deliciosas como las espinacas o las acelgas. Pero la gente a menudo las tira. Es muy triste. "

Comer sano debería ser delicioso.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas sabrosas y saludables.

Cohen dirige la cocina en el célebre y descaradamente llamado restaurante Dirt Candy de Nueva York, al que ella llama un "restaurante de verduras", en lugar de vegetariano. "En nuestro núcleo, no tenemos la política, el medio ambiente o incluso la salud como factor motivador. Todo lo que quiero hacer es preparar comida deliciosa". Su enfoque de no desperdiciar verduras es parte de su anzuelo. "Nos dimos cuenta de que si empezamos a concentrarnos en otras partes de la verdura, la gente querrá venir aquí. La gente está buscando lo nuevo".

Más allá de las tapas de zanahoria en platos de zanahoria, ella hace pesto de hojas de apio para platos chinos a base de apio. Para su "carpaccio" de brócoli, utiliza tallos de brócoli, una parte que generalmente termina en los contenedores de abono de la mayoría de los cocineros caseros. Pelado y cortado en atractivas rodajas en juliana y tablones delgados, el tallo aporta un crujido increíble y un sabor verde pero a nuez a la ensalada. "La gente mira el brócoli y todo lo que ven son esos floretes. Hay mucho más".

Cohen aconseja a los cocineros caseros que amplíen su forma de pensar cuando trabajen con productos agrícolas. "Consiga las verduras que parezcan que van a ser un poco más laboriosas, si tiene tiempo para evitar las que están en la bolsa".

Entonces, siéntase libre de experimentar con las partes desconocidas y no se ponga nervioso. "Si no funciona, no te decepciones. Solo prueba algo más. Cocinar debería ser divertido, ¿verdad? No estás tratando de lograr la paz mundial con tu próxima cena, solo una comida sabrosa".


Amanda Cohen nos hace comer nuestras verduras. ¡Mas por favor!

Es tan real como el mini Everest de galeras que se ha formado en el escritorio de mi oficina: mucha gente realmente interesante en el mundo de la comida escribe libros de cocina realmente aburridos. Amanda Cohen, chef y propietario del restaurante Dirt Candy de la ciudad de Nueva York, no es una de estas personas. Desde 2008, ha sido la defensora más ruidosa y talentosa de una dieta basada en vegetales (restaurante), preparando platos excepcionalmente sabrosos como coliflor ahumada con waffles y rosquillas de kimchi. Dirt Candy es un restaurante vegetariano, seguro. Pero es más un vegetal restaurante, evitando la cocina sustitutiva de la carne como las hamburguesas vegetarianas y las bolas de trigo.

“No nos importa lo que comas el día o la comida anterior, o el día o la comida siguiente; solo queremos que vengas a disfrutar de las verduras en este momento”, dice Cohen con su acento canadiense espeso de jarabe de arce. & # 8220 Y no necesariamente piense en ello como una comida vegetariana, sino más bien como una realmente bueno comida. & # 8221

Y sobre su libro debut recién publicado: Dirt Candy: un libro de cocina. Es tan fresco como su giro en el pastel de terciopelo rojo (el suyo está hecho con jugo de pimientos y es la verdad). En parte novela gráfica, en parte libro de recetas, cuenta la historia del primer año del restaurante a través de las ilustraciones del talentoso Ryan Dunlavey. Hay risas y lágrimas y un montón de tazones de sémola con huevo escalfado en tempura. Cohen me cuenta por qué las verduras nunca estarán frescas. (¡Discrepar!)

Las verduras no estaban muy bien cuando abriste Dirt Candy en 2008. Este fue el momento de la gran insurgencia de la panceta de cerdo. Pero ahora estamos en 2012. Las cosas son diferentes. ¿Crees que las verduras se han enfriado o sigue siendo una gran lucha?
Creo que todavía es una lucha. Estamos en esta cúspide y seguimos yendo y viniendo sobre si las verduras van a estar frescas este año o no. Y cuándo van a ser la próxima gran novedad.

En su libro, se refiere a cocinar con verduras como "el salvaje oeste". ¿Sigue siendo así?
Creo que sí. No creo que el diálogo vegetal haya avanzado mucho más. La gente está haciendo cosas con verduras; estamos empezando a ver más restaurantes y libros de cocina que les prestan atención. Pero si miras lo que ha salido, todavía siento que son principalmente guarniciones. Puede que sean mucho más interesantes que nunca, pero todavía no dicen: "Aquí está su brócoli y es su plato principal. Mira lo que he hecho con él ". Ahora se trata más de obtener sus aperitivos de brócoli y, tal vez, de obtener siete bocados.

Ese es un buen punto. Y se relaciona con lo que haces en Dirt Candy. Usted no es un restaurante del tipo "proxy de carne", sino un restaurante de verduras. No se trata de hamburguesas vegetarianas o salchichas falsas.
No somos. Todo eso tiene su lugar, pero hay muchas más cosas interesantes que hacer. Prefiero crear algo que sea lo más nuevo e interesante que pueda que tomar algo y preguntarme: "¿Cómo puedo hacer eso vegetariano?"

Tenemos nuestro plato de gofres de coliflor, que obviamente se basa en pollo y gofres, pero queríamos tomarlo y hacerlo aún más interesante y hacer más con él. Es un plato que se destaca por sí solo y no tienes que pensar que te estás perdiendo algo. En cambio, piensas: "Vaya, nunca supe que la coliflor y los waffles iban tan bien juntos".

Estabas en tal desventaja cuando abriste. La mayoría de la comida vegetariana es terrible y los restaurantes vegetarianos son tan malos. ¿Puedes hablar de por qué esos restaurantes son tan malos?
No estoy muy seguro de que sean tan malos, pero creo que no necesariamente atienden a una amplia clientela. Si está buscando algo saludable, o más orientado al estilo de vida, no vamos a ser su taza de té.

Quizás fui duro con mi evaluación. Déjame reformular. Por lo general, los restaurantes vegetarianos no se fijan en los sabores y, en cambio, se centran en la política, la salud o esas cosas de Kumbaya.
Correcto. Mucha gente viene a mi restaurante y no les encanta. Están buscando un tipo de experiencia vegetariana muy diferente a la que queremos brindarles. Mucha gente quiere ir a restaurantes mucho más relajados, tranquilos, zen y más saludables con más cereales y proteínas puras ...

Bueno, no diría que a mucha gente no le guste tu restaurante. Yo diría que a muy poca gente no le gusta su restaurante. Lo estás haciendo bien en este momento y estás bastante agotado. ¿Sigue siendo el caso?
¡Todavía estamos locos, incluso en este verano horrible y espantoso! Estamos a unas seis semanas por una mesa.

¿Aceptan visitas sin cita previa o son todas reservas?
Intentamos retener algunas mesas para personas sin cita previa, pero depende de cuánto tiempo quieras esperar. A veces la espera puede ser de más de tres horas para las dos o tres mesas que hemos retenido y la gente intentará volver en otro momento. Otras personas llegan en el momento exacto y pueden sentarse de inmediato.

Escribes mucho sobre la construcción de tu restaurante. El drama y el estrés de todo. Verlo en forma de novela gráfica es como… guau. ¿Fue esta una experiencia de restaurante terrible o típica por primera vez?
Creo que fue tal espectro. Ciertamente recibimos muchos consejos al respecto, y tenía a la gente en mente, pero a veces simplemente no lo sabes. Nuestro contratista realmente vino a nosotros con excelentes referencias, y pensamos que todo iba bien y que mi arquitecto había trabajado con él antes. Luego tienes ese día en el que es como, "Oh, Dios mío, ¿qué está pasando?" Entonces no puedes detenerlo y empeora cada vez más. Si sacas a tu contratista, básicamente tienes que empezar de cero otra vez, y estábamos tan metidos en ello. Estábamos esforzándonos mucho y se puso tan mal.

Usted detalla maravillosamente por qué nunca debería abrir un restaurante en la ciudad de Nueva York. Por ejemplo, cómo su contratista trató de forzarlo por dinero y luego retuvo sus materiales de construcción como rehenes. Sin embargo, eso es típico, ¿verdad?
Si. Cuando le cuento la historia a la gente, siempre espero que se sorprendan y, sin embargo, muchos de ellos dicen que han escuchado ese tipo de historias antes.

Hablemos del libro. No es un libro de recetas típico que puedas eliminar en seis semanas. Esta es una novela gráfica, esencialmente. Y tardó dos años en completarse.
Lo primero que queríamos era que fuera fiel al restaurante y capturara Dirt Candy en forma de libro de cocina. Esa fue la mano que nos guió durante todo el proceso. Hay tanta energía y todo está tan vivo, y eso tenía que estar en la página. De inmediato, el mensaje no es un libro de cocina vegetariano 101. Es El libro de cocina Dirt Candy y si quieres aprender a hacer lo que hacemos en el restaurante, este es el libro perfecto para ti.

Si quieres recetas básicas de pilaf de arroz, por ejemplo, este no será el libro para ti. También sabíamos que teníamos que lidiar con estas recetas complicadas y hacerlas más fáciles. Queríamos que las personas no necesariamente pudieran seguir todas las recetas, sino que también pudieran tomar cuatro componentes de ellas y ver qué podían hacer con ellas. Realmente se volvió natural que una novela gráfica visual fuera el camino a seguir. Se puede empaquetar tanta información en un pequeño panel.

¿Cómo fue el proceso para completar el libro?
Fue como si se juntara una película. Hay un guión, luego guiones gráficos y edición. Y en lugar de filmar, hay dibujo. Hubo muchos intercambios entre nosotros y [el ilustrador] Ryan [Dunlavey] para asegurarnos de que entendíamos exactamente lo que queríamos decir.

¿Sientes que esto podría convertirse en una película?
¡No estoy seguro de poder soportar verme a mí mismo en forma de dibujos animados! Pero es gracioso y parece que se traduce bien para una amplia audiencia. Puedes ver el tráiler, que es algo animado, y pensar que es divertido.

¿Cuáles son algunas de tus recetas favoritas que aparecen en el libro?
En algún momento pensamos que no había ninguna posibilidad de que pudiéramos poner estas recetas en la página y hacer que funcionara como un libro de cocina. Tan revuelto todos de estas recetas en un libro de cocina y hacer que funcionen es algo de lo que todos estamos muy orgullosos, y de cualquiera que haya trabajado en este restaurante para ayudarnos a conseguirlo. Una de las cosas que también hemos podido hacer en el libro de cocina es enseñar las nuevas técnicas utilizadas en Dirt Candy: deshidratar, exprimir, blanquear. Lo hicimos de una manera que puedas seguir como cocinero casero. Puede marcharse con tres o cuatro habilidades nuevas que no tenía antes, y ese es un objetivo del libro de cocina.

¿Alguna vez has cocinado para Anthony Bourdain? Siento que en este punto tiene que suceder. Ambos son ahora autores de novelas gráficas.
No, nunca lo conocí. Creo que una o dos veces he estado en la misma habitación que él, pero no tengo una relación con él.

¡Ojalá suceda! Creo que esta es una buena razón.
Sí, le encantan las novelas gráficas. Este definitivamente debería ser uno que él capte.

Debería probar tu comida. Es muy anti-vegetariano pero claramente eso no es lo que estás haciendo.
¡No solo es anti-vegetariano sino que también es anti-vegano!

¿Qué estás haciendo ahora que tu libro está terminado? ¿Hace una pausa y cocina este otoño, o tiene planes inmediatos?
Durante los próximos meses, todo gira en torno al libro. Iremos a un montón de ciudades y realizaremos más eventos de los que hemos hecho en el pasado, realmente tratando de hacer correr la voz sobre el libro. Cuando llegue diciembre, nos sentaremos y comenzaremos a pensar seriamente en el futuro y qué hacer. Es gracioso, porque el libro es una prueba de fuego. Va a llegar a una audiencia mucho más amplia de la que nunca hemos podido alcanzar, por lo que estamos esperando a ver cómo nos reciben y qué quieren las personas de nosotros. Cuando hemos realizado eventos antes, ha generado una muy buena prensa y nos ha empujado en diferentes direcciones. Ahora vamos a llegar a un público más amplio con todo eso, y creo que también nos ayudará.


Reseñas (10)

¡Receta genial y rápida que mi familia disfrutó!

He estado haciendo esta receta durante años. ¡Es DELICIOSO como está! ¡No olvide la pizca de pimiento rojo triturado!

De un vistazo me di cuenta de que se trataba de una receta sospechosa.
Revisión completa en caso de que esté truncado: https://wordwelter.tumblr.com/post/643601824939737088/awful-broccoli-recipe
Primero, supuestamente tiene 1,118 calificaciones al momento de escribir, pero solo 7 reseñas. No hay espacio para calificar o revisar sin una cuenta, entonces, ¿cómo pueden todos esos ser reales?
En segundo lugar, todos son 5 estrellas. Ninguna receta real que haya visto ha tenido una respuesta tan unánime con ni siquiera una décima parte de las críticas.
En tercer lugar, dice que se necesitan 20 minutos de trabajo de preparación. ¿Cortar 3 dientes de ajo y dos cabezas de brócoli enteros una vez? Me tomó tal vez 5 minutos en total, pero estoy dispuesto a perdonar solo este punto, porque las recetas tienden a subestimar el tiempo de preparación.
Cuarto, estás friendo y luego cociendo al vapor brócoli. El brócoli es delicioso de cualquier forma que lo hagas, excepto al vapor. Cocer al vapor elimina por completo cualquier sabor que pudiera haber tenido por "caramelizar" en aceite de oliva.
Quinto, el nombre. No escuches la propaganda, esto no está caramelizado por ninguna definición de la palabra, pero suena mucho mejor que "frito y luego al vapor", porque cualquiera puede decir que eso no va a ser bueno.
En sexto lugar, solo hay un paso, el Paso 1, y son 8 pasos. Las mascotas molestan, y esto hace que sea más difícil leer y decir que la receta apesta.
Séptimo, no hay forma de que el sabor del ajo se vaya a ninguna parte. ¿Simplemente echas el ajo sobre el brócoli, pero no está empapando el brócoli? Tal vez si lo hubiera puesto en el paso de vaporización estaría bien, pero solo lo está brindando como está, completamente separado.

Después de seguir las instrucciones a un T, puedo decir que estaba en lo cierto en todos los aspectos. Sin embargo, todavía tuvo el descaro de sorprenderme con lo suave y blanda que terminó siendo. También el jugo de limón lo empeoró mucho, y me gustan tanto el brócoli como el jugo de limón.
Rociarlo con ajo en polvo no tuvo ningún efecto, ni tampoco la pimienta negra. Lo único que lo hizo apetitoso fue un generoso batido de condimento cajún, que es una trampa porque hace que cualquier cosa sepa bien.


15 de los mejores libros de cocina vegetarianos, probados y probados por un vegetariano

Cuando tenía 10 años, les dije a mis padres que quería ser vegetariana. Ellos respondieron diciéndome que todo estaba bien, pero que tenía que aprender a cocinar comidas saludables sin carne para mí. Así que mi búsqueda de las mejores recetas vegetarianas comenzó en serio a una edad muy temprana. Después de años en el juego de la cocina vegetariana, puedo recomendar con confianza estos libros de cocina vegetariana.

Mucho más de Yottam Ottolenghi

Mucho mas es la continuación del primer libro de cocina vegetariana del famoso chef londinense Yottam Ottolenghi & rsquos Mucho, y presenta más de 150 nuevas recetas organizadas por método de cocción. Ottolenghi es a menudo elogiado por su originalidad y su mezcla única de sabores, y este libro de cocina incluye mucho (juego de palabras intencionado) de ambos. Este libro promete cambiar la forma en que cocina y come verduras.

Love Real Food de Kathryne Taylor

La bloguera Kathryne Taylor de Galleta + Kate ofrece más de 100 recetas saludables en este, su primer libro de cocina. Además de proporcionar recetas para comidas vegetarianas deliciosas y saludables, Taylor ofrece sustituciones fáciles para hacer que todas sus comidas sean especiales para dietas. Entonces, si está buscando opciones sin gluten, sin lácteos y sin huevo, ¡este libro de cocina lo tiene cubierto! Las recetas también son extremadamente fáciles de seguir.

Cocina diaria vegana Richa & rsquos de Richa Hingle

Puede que reconozcas a Richa Hingle por su blog Richa vegana, donde publica recetas y fotografías de sus deliciosas comidas veganas. El amor de Hingle & rsquos por la comida y la elaboración de recetas está claro en su blog, y eso se ha traducido bien en sus dos libros de cocina. Su primero fue Cocina india vegana Richa & rsquos, y en esto, su seguimiento, Hingle se ramifica para incluir comidas de todo el mundo: tailandesas, etíopes, pizzas, hamburguesas, guisos. Ellos & rsquore todo aquí, y más.

Veganomicon de Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero

Este monstruo de un libro de cocina vegano tiene tantas recetas que juro que encuentro una nueva cada vez que la abro. Lo que es más, Moskowitz y Romero lanzaron recientemente una versión del décimo aniversario con 25 recetas adicionales, lo que significa que este libro ahora tiene un total de 250 deliciosas recetas veganas. No diría que la mayoría de estas recetas son rápidas o fáciles, pero definitivamente son manejables y siempre han sido sabrosas.

Tazón: recetas vegetarianas para ramen, pho, bibimbap, albóndigas y otras comidas de un plato por Lukas Volger

No sé por qué, pero algo acerca de comer comida en un tazón hace que sepa mucho mejor. Esta es la razón por la que el libro de cocina vegetariana de Lukas Volger & rsquos cuenco me atrae. Volger incluye recetas para comidas de un tazón de varias culturas, comenzando con el tazón de ramen japonés y extendiéndose hasta los tazones de burrito. Si es delicioso y cabe en un bol, cabe en este libro de cocina. Además, Volger incluye muchos consejos y técnicas para caldos, fideos hechos a mano, guarniciones, salsas y mucho más. Entonces, cuando comience a sentirse realmente audaz, puede comenzar a trabajar en sus propias creaciones de tazón.

Alma de azafrán de Mira Manek

Realmente, realmente amo la comida india, y el libro de cocina india vegetariana de Mira Manek & rsquos es uno de mis favoritos absolutos. Este libro de cocina vegetariana está lleno de recetas deliciosas que son fáciles de seguir. Lo que es más, Manek se enfoca en una versión más saludable y ligera de la cocina tradicional india sin sacrificar el sabor.

Platos vegetarianos de mi hogar coreano por Shin Kim

Shin Kim, nativo de Corea del Sur, ofrece hasta 30 deliciosas recetas coreanas en este libro de cocina vegetariana. Más importante aún, en este libro de cocina rápido y fácil, Kim brinda su experiencia culinaria de años de experiencia en Seúl y la ciudad de Nueva York. Con las instrucciones de Kim & rsquos, los lectores aprenderán a mezclar y combinar diferentes condimentos e ingredientes para crear sus propios platos coreanos.

Chloe & rsquos cocina italiana vegana de Chloe Coscarelli

Con sus cremosas salsas y deliciosos postres, la comida italiana no tiene mucha reputación de ser vegana. Pero popular chef vegano y ganador de Food Network & rsquos Guerra de pastelillos Chloe Coscarelli dice que es hora de repensar la comida italiana con un toque vegano. En este libro de cocina, Coscarelli reconsidera la comida tradicional italiana, haciendo que todo sea saludable, totalmente vegano e incluso más delicioso que los originales. Y si necesita opciones sin gluten, ella también lo tiene cubierto.

Cocina verde en casa: comida vegetariana rápida y saludable para todos los días por David Frenkiel y Luise Vindhal

Si está buscando la madre de todos los libros de cocina vegetarianos rápidos, fáciles y saludables, ¡ha encontrado el indicado! Todas las recetas incluidas en este libro son accesibles para los novatos en la cocina y son perfectas para las noches de los días de semana cuando necesitan preparar una comida con prisa. Aún mejor, Frenkiel y Vindhal ofrecen algunos atajos de recetas para las noches en las que tienes muy poco tiempo.

Por qué vegano es el nuevo negro por Deborrah Cooper

Si eres nuevo en el veganismo o simplemente quieres incursionar un poco antes de comprometerte por completo, Por qué vegano es el nuevo negro es el libro de cocina vegana introductorio perfecto para probar. Deborrah Cooper presenta recetas simples y clásicas de comida americana y soul que disfrutará toda la familia, ya sea que sean veganas o no.

Un par de cocineros: cocina bastante simple de Sonja y Alex Overhiser

Sonja y Alex Overhiser son la pareja poderosa de blogs y podcasts detrás de A Couple Cooks. Y ahora, han puesto toda su personalidad vibrante y alegría por cocinar deliciosas comidas vegetarianas en este libro de cocina. El enfoque aquí es exactamente lo que dice el título: cocinar bastante simple. Las recetas se organizan desde las más rápidas hasta las que requieren más tiempo, para que sepa exactamente en qué se está metiendo antes de comenzar.

Eat Feel Fresh: un libro de cocina ayurvédico contemporáneo basado en plantas de Sahara Rose Ketabi

Si nunca antes ha oído hablar de una dieta ayurvédica, se trata de un plan de alimentación que enfatiza la alimentación consciente y los alimentos integrales sin procesar. Incluso si no está completamente comprometido con una dieta ayurvédica, las prácticas saludables involucradas en dicha dieta se traducen en un libro de cocina vegetariano reflexivo y saludable con recetas que son accesibles, fáciles de seguir y, lo más importante, deliciosas.

Café Sunflower: recetas que puedes cocinar en casa por Lin Sun

Estos últimos libros son de algunos de mis restaurantes vegetarianos favoritos, comenzando con Cafe Sunflower en Atlanta, Georgia. Digamos que le di de comer algo de esta comida a mi abuelo anti-vegetariano enojado, y le encantaba todo (nunca le dije que no había carne en nada). Las recetas de Lin Sun & rsquos son diversas y deliciosas, y este libro es un verdadero placer. ¡Las recetas también son fáciles de seguir!

El libro de cocina Grit: Recetas caseras y sabias por Jessica Greene y Ted Hafer

Manos abajo, El libro de cocina Grit es mi libro de cocina vegetariana más utilizado, querido y favorito en todo el país. Y The Grit en Athens, Georgia, es uno de mis lugares favoritos en todo el mundo. En este punto, mi copia de este libro está prácticamente cubierta de salsa de levadura vegana, y probablemente debería invertir en una nueva pronto. Muchas de las recetas de este libro se han convertido en alimentos básicos en mis reuniones familiares, lo cual es bueno porque todas estas recetas hacen MUCHA comida. Por ejemplo, invite a un grupo de personas para que lo ayuden a comer estas cosas o espere sobras durante días. Si está buscando deliciosas recetas vegetarianas (ya veces veganas) de comida reconfortante que harán que su estómago esté extremadamente feliz, obtenga este libro.

Dirt Candy: un libro de cocina de Amanda Cohen y Ryan Dunlavey

Dirt Candy en la ciudad de Nueva York es verdaderamente una experiencia gastronómica única y, como es lógico, este libro es una experiencia de libro de cocina vegetariana única. Quiero decir, ¿por qué nadie más ha pensado antes en un libro de cocina de novela gráfica? Lo que más me gusta de este libro de cocina, sin embargo, es que el amor de Cohen & rsquos por las verduras realmente brilla. No solo ofrece recetas deliciosas, sino que también brinda mucha información básica sobre los diferentes estilos de cocina y tipos de alimentos. Las recetas son un poco más complejas que la mayoría de los otros libros de cocina de esta lista, pero Cohen desglosa todo para que yo me sintiera seguro de que podía hacer cualquier cosa.

No sé ustedes, pero ahora tengo mucha hambre. Para obtener aún más sugerencias de libros de cocina vegetarianos, consulte esta publicación sobre Libros de cocina veganos, o esta sobre Libros de cocina vegetarianos para comedores de carne.


Listado de TV

Temporada 9

La novena temporada de Sara's Weeknight Meals comienza con un viaje a Florida para sumergirse en la mejor cocina casera local en Sunshine State. Primero, Miami y su deliciosa comida cubana. Hago un recorrido culinario por la Pequeña Habana antes de unirme a una abuela cubana (abuela) para preparar un plato tradicional con camarones frescos de Florida. Luego aprendo a preparar Vaca Frita, cebolla frita crujiente y pollo desmenuzado con salsa picante de mango, con otro cubanoamericano. Finalmente, se va a Cayo Hueso con el rey de la cocina de esa isla, Norman Van Aken. Hacemos un estofado de pescado con capas de sabores picantes y preparamos una versión de Key West de pot luck, una ensalada compuesta de frutas recogidas de los árboles del patio trasero de todos. Con viajes a Charleston, Louisiana Bayou y Savannah, además de los favoritos fáciles entre semana de mi propia cocina, es otra temporada de descubrimiento para mí y para los mejores cocineros nocturnos de Estados Unidos.

Episodios

Episodio 901: Noches de semana en La Habana

Episodio 902: Elegancia simple

Episodio 903: Latin Twist

Episodio 904: Huevos franceses

Episodio 905: Mezcla de jengibre

Episodio 906: Ensaladas Carnosas

Episodio 907: Key West Eats

Episodio 908: Sándwiches favoritos de América y n. ° 8217

Episodio 909: Regla de las chicas

Episodio 910: Boca del Sur

Patrocinadores

Oceania Cruises es LA línea de cruceros elegida por los viajeros que son conocedores de la gastronomía, desean experiencias inmersivas en destinos codiciados y disfrutan de unas vacaciones de lujo que también tienen un valor extraordinario. Nuestros seis barcos diseñados para 684-1250 pasajeros navegan a más de 450 de los puertos de escala boutique y marquesina más atractivos del mundo. Nuestra cocina galardonada, club de campo o ambiente relajado, servicio genuino y valor son lo que hace que nuestros huéspedes regresen una y otra vez.

Temporada 8

Bienvenido a la temporada 8 de Sara's Weeknight Meals. Esta temporada viajo a Europa. En Toscana aprenderé a hacer tortelli, que se vuelve rosa con la adición de chianti en una antigua villa. Y luego está en una granja de limones en la costa de Amalfi para hacer queso de limón casero y pasta de limón (con un cóctel de limón clásico en el camino). En España, visito el pueblo de cuento de hadas de Madremanya, al norte de Barcelona, ​​para preparar 3 tapas diferentes con un posadero local, seguido de un viaje a Valencia para aprender todo lo que hay que saber sobre la paella de la mano de un experimentado chef de paella. De vuelta en los estados, un joven agricultor de arroz de California con su propio blog de video me instruye sobre el cultivo del arroz y aprendo a hacer sushi con un chef de sushi local. En Napa me conecto con un club de libros de cocina para preparar varios platos y cenar en medio de un viñedo. De regreso a casa, un espectador se une a mí para preparar sus amados platos familiares: arroz con gandules y tostones de Puerto Rico. Preparo cenas asiáticas y de oriente medio con dos invitados especiales. Y finalmente, salgo al jardín para buscar comida con un recolector profesional y convertir nuestra cosecha de "hierba" en una comida.


¿Cómo se usa la masa de pizza de trigo integral?

Si tenemos masa extra después de una fiesta de pizza, la formamos en un rectángulo de 14 pulgadas de grosor, luego untamos ligeramente con mantequilla derretida y espolvoreamos con azúcar morena, nueces picadas y canela. Después de enrollarlo nuevamente en un tronco (comenzando con un borde largo), lo cortamos en trozos de 1 pulgada de grosor y los colocamos en una fuente para hornear ligeramente untada con mantequilla para que se toquen. Hornee hasta que esté inflado y dorado.

- Bruce Weinstein y Mark Scarbrough, autores de Pizza: ¡Ásalo, hornéalo, ámalo!

Llené bolsillos de verduras

Corta la masa enrollada en cuadrados y cubre con tus verduras favoritas combinadas con salsa de tomate. Luego, dóblelo y séllelo para hacer bolsillos de mano. Puede hornearlos inmediatamente o congelarlos para más tarde.

--Cat Cora, chef de hierro de Food Network

Yo horneo palitos de pan

Estirar la masa, untar con aceite de oliva y espolvorear con sal kosher, tomillo, romero y orégano. Mezcle la ralladura de limón y el parmesano rallado, hornee y corte en tiras.

--Amanda Cohen, chef / propietaria de Dirt Candy en la ciudad de Nueva York

Aplana tu barriga con deliciosas recetas. ¡Ordene el libro de cocina de la dieta del vientre plano!

Construyo un rollo abundante

La masa de pizza de trigo integral es un delicioso panecillo masticable. Simplemente amase los arándanos y las nueces secas o nueces y forme bolas. Coloque en una bandeja para hornear, dejando espacio entre ellos, y déjelo crecer hasta que se hinche. Luego hornee hasta que esté dorado. Cuando estén listos, unte con mantequilla derretida, si lo desea.

--PJ Hamel, editor de El catálogo de King Arthur Flour Baker's

Giro pretzels suaves

Forme la masa en cuerdas de 2 pies y gírelas en forma de pretzel. Hervir alrededor de medio minuto, uno a la vez, en una olla grande con agua con bicarbonato de sodio, lo que ayuda a que los pretzels se doren en el horno. Coloque en una bandeja para hornear forrada, cepille con yema de huevo batida y agua, y espolvoree con sal gruesa. Hornee hasta que estén bien dorados.

--David Joachim, coautor de La ciencia de la buena comida

Cubro con sobras

La pizza me da la oportunidad de usar todo lo que hay en mi refrigerador, con o sin salsa de tomate (de hecho, prefiero sin). Esparzo la masa con trozos de queso, cebolla en rodajas, verduras cocidas sobrantes, la albóndiga de ese restaurante que revisé anoche. Lo rocío con aceite de oliva y lo horneo. Una vez que está hecho, a menudo coloco una ensalada verde encima.

--Stephanie Lyness, chef, escritora y crítica de restaurantes de la sección regional del New York Times

Hago cerdos en una manta

Admito que tengo debilidad por esas pequeñas salchichas de cóctel envueltas en pasteles. Ellos inspiraron este sencillo tratamiento: enrolle o presione la masa, píntela con mostaza y córtela en tiras. Enrolle las tiras alrededor de los eslabones de salchicha completamente cocidos (los de Farmland son los mejores) y hornee. ¡Tan fácil y tan adictivo como el original!

- Judith Hill, directora de alimentos de Prevención

Ruedo molinetes

Estirar la masa muy fina, hornear hasta que esté recién hecha y untar con hummus de frijoles negros, cilantro fresco, tomates secados al sol rehidratados y pollo desmenuzado. Enróllelo y córtelo en molinetes de 1 pulgada de grosor.

--Dale Van Sky, chef ejecutivo en Red Mountain Spa en St. George, UT


La hamburguesa definitiva

Lekka Burger satisface los antojos de comida reconfortante con ingredientes nutritivos.

Durante los últimos 11 años que ha dirigido su paraíso vegetariano en East Village, Dirt Candy, la chef nominada a James Beard, Amanda Cohen, ha tenido un objetivo en mente: "Lograr que la gente coma más verduras".

Cohen explica: "Vivo en un mundo de verduras, y eso es en lo que siempre quise concentrarme". Al parecer, es más fácil decirlo que hacerlo, incluso cuando sus inspiradas creaciones han incluido platos tan legendarios como la sublime coliflor ahumada con waffles y el adictivo brócoli frito coreano. Entonces, cuando la filántropa y vástago de la hospitalidad sudafricana Andrea Kerzner se le acercó para crear una nueva hamburguesería vegana en Manhattan, con planes de expansión a otros mercados, la respuesta fue un “¡Sí!” Inmediato y enfático.

Cohen lo ve como un alimento de entrada para atraer a las personas al redil basado en plantas: "Cuando se trata de comida reconfortante, ¿qué es más icónico que la hamburguesa?" ella nota. “El sueño de todo chef es tener un lugar rápido e informal. No soy diferente a cualquier otro chef ".

Descubrió la fórmula que se convertiría en la lekka (jerga afrikaans para hamburguesa “increíble” y “deliciosa”) mientras trabajaba con un historiador de la comida china y probaba recetas antiguas. Una técnica de alto secreto que, permite, incluye "un par de harinas, frijoles y champiñones diferentes" y una combinación de "saltear, ahumar y hornear" crea una hamburguesa que no está demasiado procesada (como las opciones creadas en el laboratorio). allí), decididamente no blanda y se sostiene en la parrilla para un sabor maravillosamente carbonizado. (Ahora se envían a todo el país para asar a la parrilla en el hogar, a través de goldbelly.com). Libres de gluten, soja, transgénicos y químicos, y recién hechos todos los días, “nuestras hamburguesas son realmente, verdaderamente alimentos integrales”, dice. "No voy a dividir un frijol en moléculas y átomos y simplemente extraer la proteína".

Kerzner, socio comercial de Cohen en la empresa, que se lanzó a fines del año pasado con un espacio en Tribeca que rinde homenaje al comensal estadounidense, señala que los beneficios para la salud son significativos, en comparación con la competencia: “Una hamburguesa más allá tiene aproximadamente 260 calorías por hamburguesa , y el nuestro es 160. Si comienzas a comparar ingredientes, fibra y sodio, estamos muy por delante de ellos ".

Sin mencionar los beneficios personales y planetarios de una hamburguesa de ternera. Lekka clocks in at roughly less than half the fat of USDA grass-fed beef (6.8 grams compared to about 15 grams) and zero cholesterol (compared to 88 mg).

“Thirty-one percent of our carbon footprint depends on the cattle and dairy industry,” notes Kerzner, citing a United Nations report that inspired Lekka’s birth. “My background has been in the nonprofit world, and working with children in poverty. Growing up in the hospitality field, I thought about what I could do to have some kind of impact on climate change. So my idea was to make a vegan burger that’s as delicious a burger as any meat-eating person would want.”


Recipe: Woman Crush Wednesday

WCW oh how I’ve missed you! It is great to be back after a bit of a break, to honor Woman Crush Wednesday recipient #94! Today’s fabulous female chef is the amazing Amanda Cohen of the famous Dirt Candy in New York City. This groundbreaking restaurant has set the bar for innovative and delicious veggie food! With scorching temperatures in London this week, I am looking forward to a quick, healthy recipe that doesn’t require turning on my oven! HELP Amanda!

While I was recently in New York, I had to forget about getting a reservation at the popular Dirt Candy any time soon. Though it is on my bucket list for sure. I am known for craving vegetables at all times, while still eating animal protein. Amanda, who is originally from Toronto, became a vegetarian in her teens. And her quest to find decent and flavorful veggie dishes on offer in restaurants compelled her to create her own. After formal training and stints at some well known NY eateries helped hone her craft, she opened Dirty Candy back in 2008. It’s on every magazine and food critic’s “best lists” and deservedly so. I really admire Amanda’s ethos of not allowing tipping for her wait staff. She pays them a fair wage and the diner just pays a little extra for the food as gratuity is built into the price. Talk about a Gorgeous Girl Boss!

Since I am super hungry just thinking about this dish of Amanda’s that I will recreate live on Snapchat (username blissbakery) I’d better get cracking on it! The star of the recipe is the often forgotten zucchini (or courgette as it is called over here on the other side of the pond). And with the help of my spiralizer I am looking forward to the Zucchini Noodles with Garlicky Sauce


Review: A secret vegan restaurant for real food lovers

Veginity

Is this restaurant for me? It’s a question they’ve been asking on Sporkful, a great American food podcast. How do restaurants send out coded signals about the kind of people they want to attract and whether a restaurant can be for everyone? Chef Amanda Cohen of New York restaurant Dirt Candy nailed the two things restaurants do to say women aren’t welcome. The first is when the waiter hands the wine list to her husband. He knows nothing about wine. So that’s not just sexist it’s also stupid. The second is when the female wait staff are dressed differently to their male counterparts, in uniforms designed to be alluring.

I thought about it in a Dublin hotel recently, for a meeting with two people, when our coffee came with a side order of assumption. A black coffee and two cappuccinos arrived with the (manlier?) cup put down in front of the man, and the frothy cups given to us ladies. Except the black coffee was mine.

Pre-judging

Tonight is all about assumptions. There’s been a vegan eye-roll thrown in the direction of the teenager by his Dad as we head out the door for dinner. In a warehouse. Served from a vegan food truck. Someone is in full-on judgy mode. He’s pretty certain this restaurant’s not for him.

It was during an interview with Trev O’Shea, the brains behind Dublin’s Eatyard, that I decided to visit Veginity. Food trucks aren’t bothered by reviewers coming in to slate them, O’Shea said. We flock to the bricks and mortar places. So this is a restaurant that’s not for me.

Veginity is a place for people in the know. It’s probably Dublin’s most secret dining spot. There are vague instructions about dodgy-looking laneways down by the Bernard Shaw pub on South Richmond Street. We’re really not sure until the metal door gives with a horror-movie creak that the place is even open. The only sign of life is a small green neon V high up on the unmarked warehouse and the smell of food.

Inside all is good – really good, not just virtuous good – so much so that I will have been back for more by the time you read this. Even the vegan sceptic sees the light by the end of the night and has sussed out where Veginity can be found when they’re not here.

Australian chef Mark Senn is at the helm and he greets lots of his customers by name. There is a high face- to head-hair ratio. A beard and buzz cut will make you blend in nicely. But they have proper tables, cutlery and water bottles, all of which are delivered with tonight’s menu. It’s Indian food. Each week there’s a different theme. We sit beside a shelf filled with glass sweet jars full of vegan ingredients: grains, pulses and spices. There are ginger roots the size of babies’ arms and mismatched jugs of water.

And it’s delightful, even a soybean burger, and those are words I would never have imagined uttering.

Curry leaf cauliflower comes on a beautiful plate like something from a much more expensive menu. The florets have been cloaked in batter and fried and then the whole lot is sprinkled with a finely chopped tomato coconut and red onion “chutney” that’s all lightness and zing with some lime juice and fennel seeds to lift everything.

A dosa, or airy pancake made from green mung bean flour, has been cooked and folded into a perfect tent over a bowl of tofu tikka masala. That would be enough but there’s also a beetroot thoran or salad. These are squares of beet laced with spice with the proper bite that lets you know these were cooked from scratch, not the mush that comes from boiled beets slithered from a vacpac. Then there are juicy celeriac bonda: deep fried balls of flavour.

Not preachy

My burger (which must come from the curry chips canon of Indian food) is as good as meat apart from its texture. Senn explains that he uses a seaweed jus and caramelised vegetables to add those base notes of umami that meat eaters crave. The result is a burger that is all burger apart from a tendency to disintegrate as you munch. The skin on triple-cooked chips tastes great right down to the last one.

Dessert is a shared plate of gulab jamun. These are deep fried golf ball sized mouthfulls typically made with milk solids but here they’re puréed pumpkin drenched in rose water syrup and sitting on a puddle of date and tamarind sauce. “I’ve found the secret of good vegan food,” the newly impressed dining companion says. “Deep fry everything.”

There is that but there is plenty else going on here too. Veginity is not a preachy, joyless experience where you forget the flavour and feel the virtue. It’s far from a luxurious setting. (You have to take care to step over the tow bar of a truck when you open the door to the loo.) The luxury is all on the plate in food cooked by a chef taking care to not only make it vegan but also to make it great, for prices that are a steal. And that’s my kind of place.

Verdict: 8/10 Yes it’s vegan but if you love food you’ll love it

Dinner for two with a mango lassi (it’s BYOB) came to €41

Veginity, Richmond Place South, Dublin 2 Thursday to Saturday nights from 5pm.


The First Vegetarian Elementary School Is Changing More Than Meals

Lunch at many public schools across New York City means chicken nuggets, mozzarella sticks and mystery meat sandwiches. But at P.S. 244, The Active Learning Elementary School, in the Flushing neighborhood of Queens, the menu sounds like this: Roasted Organic Tofu with Sweet Curry Sauce, Braised Black Beans with Plantains and Herbed Rice Pilaf, Chickpea Falafel with Creamy Tofu Dressing, Lettuce and Tomato and Loco Bread, and Mexican Bean Chili. In April, it became the first public school in the nation to become 100-percent vegetarian. But there's more. To drink, there's low-fat milk and water. No juice, no soda. And the salad bar looks like something from a very expensive day spa, not the 24-hour corner mart.

For Bob Groff, a co-founder and the principal of P.S. 244, and the man who turned his menu meatless, the need for better food was obvious. Kids were drinking neon sugary drinks, eating cheese puffs, losing focus and gaining weight. His students were not alone. Nationwide, one in three children and adolescents is obese or overweight, and childhood obesity has more than doubled in the past 30 years. "There is a strong correlation between academic achievement and student health and nutrition," said Groff. "I wanted to prove that better nutrition could make a difference to students' lives."

The road from processed nuggets to homemade sesame tofu was a long one. It began in 2008 when Groff, who has a master's degree in public administration from Cornell and was a corps member of Teach For America, engaged a nonprofit called Fan 4 Kids to provide a health and nutrition class to grades kindergarten through three. "For the first couple of years, we felt like we needed to educate the kids about health and nutrition," he says. The classes include learning about food groups, information on exercise and how to read nutrition labels.

Groff also created a school Wellness Counsel with staff, parents and kids, and offered parent workshops on nutrition as well. In one of the meetings, Groff says, a student asked a question that truly put the ball in motion for bigger change. "The student said, 'chocolate milk has a lot of sugar -- why are we drinking this?’" Groff remembers. "I realized that the kids had learned how to read nutrition labels. For us, that was the real starting point to changing the menu."

To do so, Groff partnered with the New York Coalition for Healthy School Food (NYCHSF), a nonprofit that works with the New York City Office of School Foods to introduce plant-based foods and nutrition education in schools.

After a few months of wrangling, chocolate milk was a thing of the past. Next, NYCHSF received approval to serve one vegetarian dish a week, and effectively turned P.S. 244 into the test kitchen for vegetarian dishes across the city. To involve the entire school community, Groff and the NYCHSF started hosting annual family dinners to show parents the kinds of foods they wanted to serve at the school. Some parents were suspicious about what was being served to their kids. But others came around. "I had one father come up to me and say, 'I send my daughter to school with lunch every day, but now that I have tasted what you are serving I will never send her with lunch again,'" Groff remembers. Once kids started going home and requesting brown rice instead of white, and actually asking for broccoli, Groff knew those seeds of change had taken root. "You really see a transformation in the kids, because they are learning, and making changes at home," Groff says.

By 2012, Groff and NYCHSF were able to bump up the vegetarian meals to three per week. Groff also created an annual Health and Wellness week with yoga, family Zumba, races and parent workshops on healthy eating. By April 2013, the entire menu was vegetarian, a first in the nation, and a model ripe for reproduction.

Looking back on the journey, Groff says it was important to ramp up slowly and to start with education so that kids and their families understood the importance of the changes he was trying to make. He also says, emphatically, that he could not have done it without the help of the NYCHSF. "It’s a difficult road to navigate, in particular the process of ensuring that these dishes met the dietary requirements of USDA. Without the NYCHSF, we could never have made these changes. They bridged the gap because of their connections to the New York City Office of School Foods."

Since implementing these changes, Groff says he has seen evidence of improvement of more than just kids' eating habits. Attendance has increased every year to its current 96 percent attendance rate for the year (well above the city average of roughly 85 percent for 2012 to 2013). Groff’s kids also eat their lunch more than other kids about 77 percent, compared to the citywide average of 68 percent. His teachers have noticed that kids are more attentive in the afternoons whereas they used to see the sugar crash in full effect. But it's the school's test scores that have perhaps been the biggest indicator that good eating means good grades. His school is ranked 11th in New York State based on test scores, and that's without having a gifted and talented program.

In the future, Groff hopes to continue to introduce new menu items and plans to incorporate changes to the school's fitness program as well, including working with PTA to install a rock-climbing wall. "I am really excited about what we have been able to do as a school and I am looking forward to continuing to do that and helping other people do the same."

Andrea Strong is a freelance writer whose work often appears in Edible Brooklyn and Edible Manhattan. She's probably best known as the creator of The Strong Buzz, her food blog about New York City restaurants. She lives in Brooklyn with her two kids, her husband and her big appetite.


Ver el vídeo: Amanda Cohen. Pro Moves Series. by Breville and Roads u0026 Kingdoms (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Calix

    Voluntariamente acepto. Un tema interesante, participaré. Juntos podemos llegar a una respuesta correcta.

  2. Giolla Chriost

    Bravo, esta excelente frase es necesaria solo por cierto.

  3. Rider

    Francamente, tienes toda la razón.

  4. Shahn

    Creo que no tienes razón. Vamos a discutir. Escríbeme en PM.



Escribe un mensaje